Puesta

La segunda etapa, la de puesta, es la etapa más larga, con ella el objetivo principal es conseguir el mejor bien estar de la gallina para que nos puedan ofrecer un huevo de máxima calidad.

Los técnicos, diariamente supervisan la producción para poder detectar en el menor tiempo posible cualquier fallo y poder actuar lo mas rápido posible. Con ello se consigue tener las gallinas ponedoras "felices" y con el máximo confort; todo cumpliendo la normativa de Bien estar Animal vigente desde 2012.

Un riguroso plan de bioseguridad nos permite controlar la sanidad y tener los animales en las mejores condiciones sanitarias.